miércoles, 30 de noviembre de 2011

El mejor momento del día

Alejandra Valencia cumplirá dos años el 11 de enero de 2012. Dos años.

Curioso esto del paso del tiempo. Por un lado, la sensación –la convicción– de que solo un chasquido de dedos separa este miércoles del día en el que salí –radiante, vivo– del Hospital Amatepec después de que me dejaran ver por no más de un minuto a la recién nacida, y me fui directo a la casa de mi amigo Carlos Martínez, para celebrarlo. Por otro lado, la paradoja de ver sus fotografías de hace apenas seis-nueve meses y pensar que fueron tomadas hace una vida, o los simples recuerdos de una Alejandra que solo se mueve a gatas, sepultados ya en la memoria, pero que apenas tienen menos de un año de antigüedad. Curioso.

Alejandra es ya una personita que discute ríe travesea salta coquetea maquina chantajea-a-su-papá-con-la-mirada-la-sonrisa tose llora grita corre-carreras imita dibuja y se puede ensimismar mirando un amplio abanico de cosas que van desde el camión de la basura hasta la luna. Es persona pues.

Quizá por ello, de un tiempo a esta parte, todas-todas las tardes, ocurre lo mismo: a eso de las cinco o cinco y media, cuando el sol quiere esconderse, me golpea un desasosiego para que llegue cuanto antes el rencuentro con Alejandra, casi siempre en la casa, cuando llego, saco las llaves y ella, aunque esté en la otra punta, solo con oír el ruidoso artilugio sonoro que se bambolea cuando la puerta lo golpea, dice: ¡Paaaapi! Y me sonrío solo, y Alejandra corre por el pasillo para darme un tímido abrazo y luego separarse pudorosa.

—¿Cómo lo pasaste en el kínder hoy?
—Ien –responde.

Sin duda, el mejor momento del día.

Quizá por ello también, cuando por algún motivo de peso como pueden serlo las reuniones semanales de evaluación en El Faro, sucede que uno llega tarde a casa, ocho y media, nueve incluso, y Alejandra ya está dormida, ese día termina siendo un día incompleto, como incompletos lo eran todos, sin saberlo, hasta antes de ser padre.


Fotografía: Roberto Valencia

19 comentarios:

  1. Claudia Huete Guzmán30 de noviembre de 2011, 16:48

    Ay, Roberto!

    ResponderEliminar
  2. "(...) cuando llego, saco las llaves y ella, aunque esté en la otra punta, solo con oír el ruidoso artilugio sonoro que se bambolea cuando la puerta lo golpea, dice: ¡Paaaapi!"
    (Así, como Ale, también me embargaba ese gozo/felicidad/plenitud/dicha cuando mi viejo hacía lo mismo. Me pusiste llorona.)

    ResponderEliminar
  3. Ya me dijeron cómo latió con el paisito aquel.

    ResponderEliminar
  4. Ni de palo que fuera...

    ResponderEliminar
  5. que bonito rober... un abrazote para los tres!

    ResponderEliminar
  6. Dicen que no sos de palo. ¿Confirmás eso, Roberto Valencia? ¿O están ironizando?

    ResponderEliminar
  7. María Pedrero Valencia30 de noviembre de 2011, 18:13

    primo que bonito,es una monada de niña,un besazo

    ResponderEliminar
  8. Ojalá estés completando tu miércoles ahorita mismo. ¡Cómo me has conmovido!

    ResponderEliminar
  9. Qué bonito!! disfruta de Alejandra todo lo que puedas! besos para los 3!

    ResponderEliminar
  10. Irene Fraile de Manterola30 de noviembre de 2011, 18:14

    liiiindo

    ResponderEliminar
  11. Gabriela Canales Gallo30 de noviembre de 2011, 18:16

    ¡Me encantó, Roberto!

    ResponderEliminar
  12. Me as hecho llorar, q palabras mas bonitas le dedicas a tu bebe un abrazo enorme de tu familia

    ResponderEliminar
  13. que rico comenzar la mañana con esta lectura!!! Por favor, escribí más seguido cosas así, Roberto!! Hace mucha falta!

    ResponderEliminar
  14. Wow!!! una crónica llena de amor a su bebita, me gusta lo que dice en el ultimo párrafo, sobre el día incompleto, felicidades Roberto Valencia que Dios los bendiga a los tres

    ResponderEliminar
  15. K PRINSESA MAS BELLA LINDAS LAS SABANAS PARESE K ESTA ACOSTADA EN ROSAS K DE TALLE MAS HERMOSO NUEVAMENTE FELICIDADEZ POR SU HERMOSA FAMILIA LOS K LA INTEGREN

    ResponderEliminar
  16. Hermosísimo relato, Roberto, y hermosa tu hija.

    ResponderEliminar
  17. Los hijos son el mayor tesoro que nos da la vida. Y todos somos hijos. Iris y tú están gozando estos inolvidables años de la Ale, en esos años en que podemos decir que los hijos son NUESTROS! adoro a la Alejandra.

    ResponderEliminar
  18. Cito "Alicia Miranda dijo...
    [...] Por favor, escribí más seguido cosas así, Roberto!! Hace mucha falta!"

    +1000, estoy de acuerdo!

    ResponderEliminar
  19. Compartimos muchos sentimientos, gracias por escribirlos :)

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails