domingo, 24 de enero de 2010

El parqueo de Metrocentro

Nunca me han gustado los centros comerciales. Ni para comprar ni mucho menos para ir a desperdiciar las horas, como hace tanta gente en este país. Por eso, mis visitas a Metrocentro, para muchos el parque más bonito de la ciudad, solo las motiva la pura necesidad. Lo que sí reconozco es que utilizo su parqueo. Hace unos meses, por ejemplo, tuve que ir al Hospital Médico Quirúrgico para hacerme unas radiografías y dejé mi carrito en ese amplio estacionamiento. Lo mismo hice cuando tuve que recogerlas.

El lugar que elijo es cerca de la entrada a Simán; siempre hay huecos vacíos. La mañana del 21 de enero también. Con mi esposa aún convaleciente por el nacimiento de mi hija, me presenté en la Torre del Seguro Social para tramitar su incapacidad por maternidad. Como otras tantas veces, parqueé mi carrito en Metro, subí los vidrios, agarré el fólder donde llevaba el papeleo y me dirigí tan campante hacia la Torre. Pero a unos pasos de la salida del parqueo se me acercó un joven guarda de seguridad en bicicleta. Bermudas y calcetines oscuros, camisa marrón, lentes de sol y un casco ciclístico con trazos fluorescentes. No le pregunté, pero estoy convencido de que algo así lo llevaba por obligación.

—Señor –me dijo–, este parqueo es solo para los clientes del centro comercial.

Me resistía a creerlo, pero alguna vez ya me habían contado que los guardas de Metrocentro te paraban si te veían parquear y abandonar el centro comercial. A mí nunca me había pasado a pesar de hacerlo con descaro.

—¿Habla en serio? –pregunté.
—Sí, si se va le van a cobrar 20 dólares.

Crisis económica, mes de enero, día jueves y 10 de la mañana. El estacionamiento estaba casi vacío. Y me animé a intentar convencerlo.

—Voy a tardar no más de 15 minutos en hacer un trámite ahí enfrente y esto está vacío. Si fuera Navidad, aún lo entendería…
—El parqueo es solo para los clientes.
—¿Le gustaría –le miré a los ojos– que le hicieran lo mismo cuando llega a un centro comercial? ¿O que se lo hicieran a su esposa?

Durante una fracción de segundo creí ver algo de humanismo.

—Nosotros tenemos órdenes de cuidar solo los vehículos de los clientes –replicó, robótico.
—¿Los cuidan? Eso es paja. Si me abren el carro, como ha ocurrido tantas veces aquí, ustedes no se hacen cargo…

No sé cuándo ni cómo lo hizo, pero de repente se acercó otro guarda de seguridad, preguntó que qué pasaba, y concluí que lo mejor era retirarme. Mi carrito y yo abandonamos las posesiones del Grupo Poma, el entramado empresarial propietario de Metro, de otros tantos centros comerciales en toda Centroamérica y de sus respectivos parqueos.

10 comentarios:

  1. Es que mira, Roberto, hay un pequeño truco. Vos llegás a Metro, te parqueás, te metés al centro comercial, das una vueltecita y te vas para el ISSS. Es lo más práctico y te evitás elmal trago de estar discutiendo con los educados señores de la seguridad. Saludos. Mario Posada

    ResponderEliminar
  2. Cabal, como dice Posada, lo que se debe hacer es eso, parquearse, luego ingresar como que si uno va a alguna de las tiendas y luego salir por otro lado... porque asi tan descarado como tu relatas no debe ser...esa mara anda ojo al cristo con la gente honrada, pero si ven un mañoso ni mierda hacen...y otra cosa más: si bien es cierto que Metrocentro o cualquier otro centro comercial es un lugar público, también es propiedad privada, en este caso los Poma, así que pueden poner sus reglas. Ya sabes para la próxima. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Cierto, Roberto, lo que dicen ambos es lo mejor. Es como algunas veces que he tenido que ir al baño de cualquier restaurante popular. Finjo interés en que consumiré, me las doy de importante y listo.

    A los ex combatientes uniformados de guardas de seguridad, debes plantárteles en serio.

    Ellos tienen cierta especie de respeto a quienes adoptan un perfil de superioridad. Y más con alguien con tu aspecto de extranjero, llevas las de ganar.

    Y en cuanto a los robos, eso también es cierto. Todo mundo lo reconoce y conoce historias por montón, pero ningún medio de comunicación lo denuncia por razones que se entienden y está de más explicarlas.

    ResponderEliminar
  4. Solo voy a opinar sobre lo de metrocentro.. la verdad es que los Poma han dejado morir ese centro comercial, tengo 24 años, y de pequeño me encantaba ir ahi.. era mi maxime, hoy en dia metrocentro es el nuevo centro, por ello se han crados lugares como la MULTIPLAZA y la Gran Via.

    ResponderEliminar
  5. Te parqueás, entrás a Samborns por una puerta y salis por la otra. Y al regre, lo mismo. O para más precaución con más tiempo, entrás, doblas a la izquierda, te parqueas frente al Biggest, entras y salis por alli. El parque de la torre del ISSS es insufrible, especialmente si estás convalesciente y vas a tramitar la incapacidad. Pero no hay peor infierno que hacer un trámite en el Plan Maestro del Centro de Gobierno.

    ResponderEliminar
  6. es que dejemos las vivianadas al estilo salvadoreño, que es lo que nos caracteriza utilizar el parqueo privado del centro comercial sin tener nada que ver con el mismo , nombeeeee como se dice cada cosa en su lugar

    ResponderEliminar
  7. Cabal!!! Esta mara anda de rata y descarados todavia... por lo menos que se bajen con una bolsita de Pick and Save... jajaja

    ResponderEliminar
  8. Carlos. H rodriguez valle.. en mi tiempo. N pasava eso. K nos dejaran los carros parkeados. Y n consumian en ese centro comersial. Pork asi tubieran aspecto de extranjeros son los mas sinberguensa. Hahaha. Como desian k eramos malos n nomas cumpliamos con el trabajo. K para eso nos pagaban parak n se pasen de pinga. Todos esos k dejan su carrito parkeado ai. Ponganse altiro. Pork al rato n lo ban ah encontrar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nolo ban encontrar si n consumen ai.

      Eliminar
  9. Carlos. H rodriguez valle.. en mi tiempo. N pasava eso. K nos dejaran los carros parkeados. Y n consumian en ese centro comersial. Pork asi tubieran aspecto de extranjeros son los mas sinberguensa. Hahaha. Como desian k eramos malos n nomas cumpliamos con el trabajo. K para eso nos pagaban parak n se pasen de pinga. Todos esos k dejan su carrito parkeado ai. Ponganse altiro. Pork al rato n lo ban ah encontrar

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails